Barceloneta

A través de pasillos paralelos y perpendiculares al puerto, las calles de la Barceloneta, en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona , nos introducen en un universo de edificios humildes, con balcones de ropa tendida y pequeños restaurantes y bares de tapas abajo, con multitud de ruidos y sonidos y con la constante presencia, sobre todo, del olor del mar.

La Barceloneta es una lengua de tierra triangular que se adentra en el mar con los barcos del Port Vell de Barcelona a un lado y la arena de las playas al otro. El barrio, de calles estrechas y rectilíneas, fue construido con una estructura militar para así dar cabida a los antiguos habitantes de la Ribera, que habían perdido su casa con la construcción de la Ciutadella. Sus viviendas de dimensiones ínfimas y no muy altas debían permitir la visión diáfana de la ciudad.

La Barceloneta, antiguo barrio de pescadores y de gente con oficios relacionados con el mar y con la industria metalúrgica, es hoy uno de los más populares y visitados de la ciudad. Cuando la Barcelona preolímpica decidió en el año 1988 derribar los antiguos “chiringuitos” y baños orientales de la playa, se inició un proceso de apertura al mar y de modernización de un espacio que ahora cuenta con las playas como principal punto de atracción para todo aquél que se acerca.

Junto a la arena y también hacia el interior de la Barceloneta, hileras de restaurantes y bares de tapas se mezclan con las tradicionales imágenes de vecinos sentados en sillas a pie de calle y de balconcitos estrechos que exhiben ropa tendida al sol.